• Escuela 2.0, ¿fracaso o error de planteamiento?

    Escrito el 19/febrero/2011 por Gema de Pablo en Innovación, TIC en educación.

    Parece que últimamente se ha decidido en Catalunya frenar el plan 1×1 de la Escuela 2.0

    He leído cartas a los periódicos tanto de alumnos como de profesores, comentando el desastre que supone tener los ordenadores en las aulas, así como los libros digitales. Se quejan de la excesiva simpleza de los libros digitales y de la excesiva complejidad de la conexión a la red. El plan Escuela 2.0 ha vuelto a ser un ejemplo de cómo algo que puede ser muy útil puede convertirse en un fracaso. No sabemos realmente el impacto que puede tener un programa como éste, pero sí sabemos lo mucho de bueno que tienen las tecnologías si las sabemos usar junto con la pedagogía. ¿Es realmente un fracaso o por el contrario ha vuelto a ser un fallo a la hora de diseñar su penetración?

    Cuando comenzó a instalarse la tecnología en las escuelas, con las aulas de informática, también se sufrió un situación similar de fracaso. La mayor parte de los profesores no usaban las aulas debido a multitud de inconvenientes: traslado de alumnos, falta de programas educativos… pero sobre todo, y lo más importante, falta de formación del profesorado.

    Ahora tenemos claro que existen tecnologías que entran en el aula, nos hemos quitado el problema de trasladar a los alumnos, también el de los programas, puesto que existen los libros digitales, pero no nos hemos quitado aún el problema principal: la formación del profesorado. Además ha surgido un nuevo problema: internet y su conectividad.

    El problema parece que es mucho más profundo de lo que a simple vista pueda parecer porque lo que en realidad está por debajo de la introducción de los ordenadores en el aula, es un modelo tradicional de aula donde hemos sustituido el libro en papel por el libro digital, requiriendo para ello altas exigencias a un entorno que no puede responder fácilmente a ellas. Los centros no están preparados para soportar tantas personas conectadas a la vez, y tampoco los profesores están preparados para enseñar con un soporte que no puedes manipular como manipulamos el libro de papel.

    Pero todo ello no significa que el hecho de usar las TIC en un centro sea un fracaso, lo que está indicando es que nos hemos equivocado de modelo. ¿Por qué cada alumno tiene que tener su propio portátil si aún no sabemos sacarle el máximo rendimiento y además no tenemos buena conexión? ¿no será más útil plantear escenarios de trabajo en grupo con multitud de recursos, también los de papel? Y aún hay más, ¿por qué la necesidad del libro digital? ¿no será mejor diseñar la dinámica del aula utilizando los recursos disponibles en la red en base a objetivos concretos de aprendizaje? y todo ello poder usarlo junto con el libro de papel, el cuaderno, el boli y , sobre todo, la discusión en grupo, el diseño de escenarios de aprendizaje donde los recursos tecnológicos no sean el eje central si no el apoyo y el medio por el cual nuestros alumnos comiencen a aprender con unas competencias adecuadas.

    Tengo la sensación de que no estamos respondiendo a las necesidades de nuestros jóvenes de tan centrados que estamos en contar números y objetivos. Dejemos a un lado las cifras y organicemos planes de innovación pedagógica donde las tecnologías tengan un papel relevante en el avance y en el alcance. Ni 1×1, ni libro digital, ni fracaso de la escuela 2.0. Diseñemos la escuela 2.0 comenzando por el principio: qué nos falta en las aulas, qué les falta a nuestros alumnos para que puedan aprender y ser competentes en la sociedad que les espera.

Un comentarioso far.

  1. Chema Soler dice:

    Es la primera vez que nos enfrentamos a gran escala a la introducción efectiva de las TIC en la educación. Y evidentemente el reto no es fácil ni un camino de rosas.
    Es muy importante situar el problema en los modelos pedagógicos, no en los derivados de la introducción de la Tecnología.
    Porque el problema al que nos enfrentamos no es cómo utilizar el ordenador, sino qué deben aprender nuestros alumnos y cómo aprenden nuestros alumnos.
    No ha fracasado la escuela 2.0.
    Es la escuela la que de momento está fracasando.
    Es necesario transformar los objetivos de la educación primaria y secundaria de la evaluación de contenidos a la evaluación de competencias. Y esa transformación es la clave.
    Y en segundo lugar, respecto de la formación del profesorado es necesario sustituir conceptos como los de capacitación por otros modelos formativos como es el de asesoramiento.
    Son tantas y tan amplias las reformas que su implementación nos llevará como mínimo una generación completa.
    Para empezar, reformular los objetivos educativos en términos de competencias o capacidades para hacer significa trasladar el centro del trabajo escolar de la memoria a la actividad, de la repetición a producción, de la rutina a la creatividad. Y su evaluación, para ser rigurosa exige herramientas que cuantifiquen qué significa ser competente en… Tenemos que diseñar indicadores y actividades, proyectos, colaboraciones, entornos abiertos de aprendizaje, nuevo sistema de acceso a la Universidad…
    No tenemos la tradición anglosajona del individualismo ni la del luterano cuyo progreso económico sea signo de la bendición de Dios. Nuestro concepto del trabajo escolar no se basa en el éxito sino en la oposición. Nuestra evaluación no se caracteriza por los logros de los alumnos sino por sus carencias. Somos emigrantes jugando de visitantes. Y así con dificultad tendremos un hueco entre las naciones 2.0.
    ¿Y cuál es el horizante? El de crear centros que verdaderamente sean modelos de uso, referentes de otros, que irradien buenas prácticas, que sean semillero de profesores entregados, competentes en sus funciones docentes…
    Debemos revisar también en qué condiciones laborales se produce este cambio, porque muchos ya estamos muy hartos de buenismos y voluntarismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

What is 15 + 9 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Para poder continuar necesita resolver la operación matemática. Así sabemos que no es spam :-)