• Indios y “guisantes”

    Escrito el 28/enero/2014 por Rosana Pérez en Habilidades, Ser docente, Sociedad del conocimiento.

    Imagen de previsualización de YouTube

    ¿Habíais visto este vídeo antes? A mi me parece que es simplemente genial. El otro día me sucedió algo parecido con mi hijo de 3 años y medio. Me comentó en el cole habían jugado a “indios y guisantes” y que a él le había tocado ser “guisante” (menos mal que no tenía que hacer disfraz que si no… me hubiera pasado como a la mamá del niño-castor :) )

    Imaginaos la cara de sorpresa que se me quedó a mi cuando me dijo lo de los guisantes.

    - ¿Un guisante? ¿Y qué tenías que hacer tú de guisante?

    - Pues… correr mucho, porque indios nos tiraban flechas. 

    - ¿Y qué pasa, que los indios comían guisantes?

    -  Sí, nos cazaban con las flechas y nos comían.

    - ¡Cómo! ¿qué los guisantes se cazan con flechas? 

    - ¿Los guisantes? (Cara de sorpresa) No Mami, guisantes no, ¡¡¡bisontes!!! 

    - Ah!, que eras un bisonte!! Ya decía yo que esto de que los indios persiguieran guisantes era un poco raro, no? jajajaja!!

    - Jajajajja  

    Tengo que decir que esta conversación fue muy divertida pero me hizo reflexionar sobre la importancia del diálogo y la pregunta para la construcción del conocimiento y sobre todo, la contextualización de lo aprendido para que el impacto sea real.

    Es evidente que, tanto en un ejemplo como en otro, queda subrayada la importancia de la escucha en un proceso comunicativo porque esta paronimia que se produce entre las dos parejas palabras (castor-pastor) y (guisante-bisonte) puede llegar a causar un verdadero problema (que se lo digan a la mamá del niño-castor). En definitiva, para saber que el mensaje está llegando y que el receptor comprende lo que le queremos contar, hay que ejercitar la escucha activa, (pero eso es tema para otro post).

    En este caso, lo que verdaderamente me interesó, por comparar las dos situaciones, es la diferencia que existe entre la significación del aprendizaje de uno y otro niño y los procesos por los que pasan para darse cuenta de su aprendizaje.

    Desde mi punto de vista, así visto desde fuera de un modo objetivo, creo que el niño-castor no sabía cuál ni qué era un castor ni lo que era un pastor. Si lo hubiera sabido, se lo hubiera dicho a su madre que un castor así vestido no pegaba mucho en el belén, no? 

    En cambio, el segundo ejemplo, creo que Jorge sí tenía clara la diferencia entre bisonte y guisante, pero las ganas de compartir su experiencia, contarlo todo rápidamente, le jugó una mala pasada. En el diálogo mantenido, tardó en darse cuenta de lo que estaba pasando pero, a la hora de tratar que se explicara, la conjunción de preguntas propuestas hizo que cayera en la cuenta del error y verdaderamente no olvidara nunca que los bisontes no son guisantes (ni yo tampoco;) ) y no solo eso, sino de  que los indios vivían de la caza de los bisontes. 

    Verse implicado en el proyecto, saber qué función realizaba en el juego, saber qué es lo que tenía que hacer,…  y al transformarlo en historia, contándolo  con con sus propias palabras,… le permitió discriminar perfectamente la confusión y, lo mejor de todo es que se partía de risa luego, se había contado un chiste super-gracioso. :)

    Si trasladamos este símil a la formación, para que lo aprendido tenga sentido en nuestro día a día, tiene que estar contextualizado y sobre todo, dirigido a la consecución de unos objetivos. Si la formación está enmarcada dentro de un contexto más global, un proyecto determinado, todos los que participan de la acción formativa, bien porque la tengan que diseñar, impartir o recibir, tienen que tener claro cual es el objetivo de dicha formación y lo que se espera de ellos una vez finalice dicha acción formativa.

    Teniendo esto claro, el éxito de la formación está asegurado y, por lo tanto, la significación del aprendizaje.

    Por lo tanto, crear contextos significativos de aprendizaje parte de formular objetivos claros y trasparentes. De esta manera, ya tenemos un porcentaje muy alto del éxito formativo asegurado, ¿no creéis?

    PD: Si alguien ve algún guisante por ahí, que avise a un indio, que seguro que tiene hambre :D

    Entrada etiquetada en , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

What is 12 + 10 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Para poder continuar necesita resolver la operación matemática. Así sabemos que no es spam :-)