• La nueva normalidad y el confinamiento ponen de manifiesto algunos de los problemas existentes dentro del ámbito educativo

    Escrito el 20/julio/2020 por jaitek en elearning, Innovación, TIC en educación.

    La llegada de la Covid-19 ha supuesto uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado la educación. El confinamiento ha obligado a cambiar la metodología de enseñanza de manera drástica e inmediata, y muchos de los cimientos en los que se basaba la metodología tradicional, tan arraigada en las aulas, han empezado a resquebrajarse y debilitarse o, al menos, ese parecía ser el nuevo horizonte.

    laptop-3087585_640

    El uso de las tecnologías, tan a menudo temido y criticado por sus mayores detractores, se ha convertido en el elemento clave de este nuevo intento de enseñanza. Las videoconferencias y clases online han sustituido a las clases presenciales, pero en la mayoría de los casos, el cambio se ha reducido únicamente al escenario. El alumnado sigue siendo, normalmente, sujeto pasivo de su propia educación, receptores y receptoras de una información que se agolpaba en sus cerebros y en los cuadernos de su escritorio.

    Otro de los problemas originados por esta nueva situación ha sido la escasa formación tecnológica de una parte del profesorado. Anclado en la tradicionalidad y el sosiego que su zona de confort proporcionaba, el cambio de medios y canales de transmisión del conocimiento ha supuesto un enorme hándicap para su labor docente. Del mismo modo, es preciso mencionar también el gran esfuerzo llevado a cabo por todo el cuerpo docente para adaptarse a este repentino cambio que, en muchos casos, ha supuesto la utilización de recursos tecnológicos propios.

    Sin embargo, el mayor problema ha sido la gran brecha digital causada a raíz de la implantación de la docencia online. Cabría pensar que, en estos tiempos, todas las familias disponen de los recursos tecnológicos suficientes para seguir esta nueva impartición de las clases. Por el contrario, son muchos los hogares que se han enfrentado a numerosas dificultades, tanto económicas como personales, para que los niños y niñas dispongan de un ordenador y una conexión adecuada. Esta diferencia social habría traído como consecuencia una terrible estratificación educativa, quedándose descolgado del ritmo de las clases y del nivel deseado aquel alumnado en desventaja tecnológica.

    La nueva normalidad y el inicio del próximo curso escolar traen consigo varios interrogantes que aún no han sido resueltos. Alguno de ellos, como la ratio de alumnos y alumnas, elevado incluso en condiciones normales, parecen difíciles de resolver. Otros, como la capacitación y dotación de recursos tecnológicos a toda la totalidad de los estudiantes, podrían considerarse utópicos. Sin embargo, esta angustiosa situación vivida debe hacernos reflexionar sobre la importancia y la necesidad de la tecnología en la educación. En una época tecnológica, debemos formar alumnos y alumnas competentes digitalmente, por lo que no estaría de menos que, por al menos una única vez, la educación adquiriera el valor que realmente le pertenece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

What is 13 + 11 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Para poder continuar necesita resolver la operación matemática. Así sabemos que no es spam :-)